GUBERNAMENTALIDAD MICHEL FOUCAULT PDF

Este estudio revisa el desarrollo del anlisis propuesto por Michel Foucault sobre el poder poltico en trminos de gubernamentalidad, y esboza sus. Bajo la rbrica de gubernamentalidad,. Michel Foucault. Alvaro Len, Universidad de Valparaiso,. Las lecciones de y dictadas por Foucault en el Collge de France ocupan. Books and Articles on Foucault by sofronisco.

Author:Faebar Meztikora
Country:Equatorial Guinea
Language:English (Spanish)
Genre:Spiritual
Published (Last):6 February 2013
Pages:45
PDF File Size:14.27 Mb
ePub File Size:16.99 Mb
ISBN:193-9-73327-421-8
Downloads:18671
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Volmaran



EC La creaci6n de modos de vida, Angel Gabilondo. Dialogo sobre el poder. La locura y la sociedad. La incorporaci6n del hospital en la tecnologia moderna 5. La filosofia analitica de la politica.. Sexualidad y poder 7. La escena de la filosofia. Un placer tan sencillo. Nacimiento de la biopolitica. EI fil6sofo enmascarado. Sexualidad y soledad. Las mallas del poder.

Subjetividad y verdad. EI combate de la castidad. La hermeneutica del sujeto La escritura de si. Estructuralismo y postestructuralismo. Polemica, politica y problematizaciones. EI cuidado de la verdad. EI retorno de la moral. Perpetua de Mogoda Barcelona La etica del cuidado de sf como practica de la libertad.

Michel Foucault, una entrevista: sexo, poder y politica Impreso en Espana - Printed in Spain de la identidad. Se trataba, en suma, en estos prime:ros cursos, de articular la serie seguridad- poblaci6n-gobiemo. Ahora quisiera hacer brevemente el inventario de este problema del gobierno.

Nunca han faltado, ni en la Edad Media, ni en la AntigUedad gre- corromana, esos tratados que se presentaban como eConsejos al. El problema del gobierno estalla en el siglo XVl, simultaneamente, a prop6sito de situaeiones dife- rentes y heterogeneas y bajo aspectos muy diversos. El problema, por ejemplo, del gobierno de sf mismo. La vuelta al estoicismo gira. Problema igualmente del gobierno de las almas y de las conductas -y tal ha sido, sin duda, to do el problema de la pastoral catolica 0 protestante-.

Problema asimismo del go- bierno de los ninos, que constituye la gran problematica de la pe- dagogia tal como aparece y se desarrolla en el siglo XVI. Y finalmen- te -solo quiza finalmente-, gobierno de los Estados por los principes.

Como gobernarse, como ser gobernado, como gobernar a los demas, por quien se debe aceptar ser gobernado, que hacer para ser el mejor gobernante posible. Es una problematica del gobierno en general.

En toda esta inmensa y monotona literatura sobre el gobier- no que se inaugura 0, en to do caso, irrumpe en mitad del siglo XVI y que va a extenderse hasta finales del siglo XVIII, con la mutacion que intentare sefialar a continuacion, querria aislar simplemente algu- nos puntos notables.

Querria senalar los puntos relativos a la defini- cion misma de 10 que se entiende por el gobierno del Estado, 10 que llamariamos, si les parece, el gobierno bajo su forma politica. Rehberg," H. Leo," Ranked y Kellermann. Igualmente aparece con Clausewitz el problema de las relaciones entre politica y estrategia.

Del mismo modo, se ha de sefialar la importancia politica, manifestada por el propio Congreso de Viena, en , de las relaciones de fuerzas y del calculo de dichas relaciones como principio de inteligibilidad y de racionalizaci6n de las relaciones internacionales.

Se ha de te- ner en cuenta, por ultimo, el problema de la unidad territorial de Italia y de Alemania, pues sabemos que Maquiavelo habia sido pre- cisamente uno de los que trat6 de definir bajo que condiciones se podia efectuar la unidad territorial de Italia. En este clima es en el que va a reaparecer Maquiavelo a princi- pios del siglo XIX. Pero es cierto que en ese lapso, entre el honor que se le hizo a Maquiavelo a principios del siglo XVI y este redescu- brimiento, esta revalorizaci6n de principios del XIX, hubo una larga literatura anti-Maquiavelo, en parte bajo una forma explicita: toda una serie de libros que, en general por otra parte, proceden de me- dios catolicos, a menudo incluso de los jesuitas; por ejemplo, el tex- to de Ambrogio Politi," Discusiones sabre los libros que un cristiano debe detestar.

Asimismo, se encuentra ellibro de alguien que tiene la desdicha de llevar el apellido de Gentillet y el nombre de Inno- cent: Innocent Gentillet escribi6 uno de los primeros antimaquia- b Rehberg A. C Leo H. Por supuesto, encontramos en negativo una especie de representaci6n anquilosada del pensamiento de Maquiavelo; se da o se reconstruye un Maquiavelo adverso, del que por otra parte se tiene necesidad para decir 10 que se quiere decir.

En primer lugar, por un principio: en Maquiavelo, el principe esta en relaci6n de singularidad, de exterioridad, de trascendencia con respecto a su principado. El principe de Maquiavelo recibe su principado, sea por herencia, sea por adquisici6n, sea por conquis- ta; de cualquier modo, no forma parte de el, le es exterior.

El vincu- lo que le une a su principado es 0 bien de violencia, 0 de tradici6n, o incluso un vinculo que ha sido establecido por la transacci6n de tratados y la complicidad 0 el acuerdo de otros principes, poco im- porta. De todos modos, es un vinculo puramente sintetico: no hay pertenencia fundamental, esencial, natural y juridica entre el prtn- cipe y su principado.

Exterioridad, trascendencia del principe, este f Gentillet 1. Corolario del principia: en la medida en que esta re- lacion es de exterioridad, es fragil, y no dejara de estar amenazada. Amenazada desde el exterior par los enemigos del principe que quieren tamar 0 retomar su principado; desde el interior igualmen- te, pues no hay razon a priori, raz6n inmediata para que los subdi- tos acepten la autoridad del prfncipe.

En tercer lugar, de este prin- cipio y de este corolario se deduce un imperativo: que el objetivo del ejercicio del poder va a ser, par supuesto, mantener, reforzar y proteger este principado, entendido no como el conjunto constitui- do por los subditos y el territorio, e1 principado objetivo, si se quie- re, sino como la relaci6n del prfncipe can su posesi6n: ese territo- rio que ha heredado 0 que ha adquirido y los subditos que Ie estan sometidos.

Este principado, como relacion del principe con sus subditos yean su territorio es 10 que se trata de proteger, y no di- recta 0 fundamental mente el territorio y sus habitantes. El vinculo fragil del principe con su principado es 10 que el arte de gobernar, el arte de ser principe presentado por Maquiavelo, debe tener como objetivo. AI mismo tiempo, esto trae consigo para ellibro de Maquiavelo la consecuencia de que el modo de analisis va a tener dos aspectos.

Por una parte, se tratara de senalar los peligros: de donde vienen, en que consisten, cual es su intensidad comparada: cual es el ma- yor, cual es el mas debil. Y en segundo lugar, se tratara de determi- nar un arte de manipular las relaciones de fuerzas que van a permi- tir al principe actuar de modo que su principado como vinculo con sus subditos y can su territorio pueda estar protegido.

Creo que este tratado de la habilidad del prfncipe, del savoir- [aire del prmcipe. En que consiste el arte de gobernar? En primer lugar, que entiende La Perriere por gobernar y gobernador, que definici6n da? Estas observaciones, que parecen ser y que son indicaciones de puro vocabulario, tienen de hecho implicaciones politicas impor- tantes. Se trata de que, en efecto, el principe. Mientras que ahi se ve que el gobernador, la practica del gobierno son, por una parte, practicas multiples, porque mucha gente gobierna: el padre de familia, el su- perior de un convento, el pedagogo y el maestro con relaci6n al nino 0 al discipulo.

Hay, pues, muchos gobiernos respecto de los cuales el del principe gobernando su Estado no es mas que una de las modalidades; y por otra parte, todos esos gobiernos son interio- res a la sociedad misma 0 al Estado. En el interior del Estado es donde el padre de familia gobernara a su familia, donde el superior de un convento gobernara a su convento. Se dan, por tanto, a la vez, pluralidad de formas de gobierno e inmanencia de practicas de gobierno respecto al Estado, multiplicidad e inmanencia de estas actividades, que se oponen radicalmente a la singularidad trascen- dente del prmcipe de Maquiavelo.

Por supuesto, entre todas esas formas de gobierno entrecruzan- dose, entreverandose en el interior de la sociedad, en el interior del Estado, hay una forma muy particular de gobierno que es la que se trata precisamente de identificar: dicha forma particular es la que se aplicara al Estado entero.

Y asi, intentando hacer la tipologia de las diferentes formas de gobierno, en un texto un poco posterior a aquel al que me referia -que data exactamente del siglo siguien- te-, Francois de La Mothe Le Vayer, en una serie de textos pedag6- gicos para el Delfin, dira que en el fondo hay tres tipos de gobierno que competen cada uno a una forma de ciencia 0 de reflexi6n parti- 1. Creo que 10 que importante aqui es que a pesar de esta tipolo- gfa, aquello a 10 que se refieren estas artes de gobernar, 10 que pos- tulan siempre es una continuidad esencial de la primera a la se- gunda y de esta a la tercera.

Mientras que la doctrina del principe 0 la teoria juridica del soberano intentan continuamente marcar eon claridad la diseontinuidad entre el poder del principe y eualquier otra forma de poder, euando se trata de explicar, de haeer valer, de fundar esta diseontinuidad, entonees en estas artes de gobernar, se debe intentar sefialar la eontinuidad, eontinuidad aseendente y des- eendente.

Continuidad aseendente, en el sentido de que quien quiera po- der gobernar el Estado debe en primer lugar saber gobernarse a sf mismo; despues, a otro nivel, gobernar a su familia, a su bien, a su dominio, y, finalmente, Ilegara a gobernar al Estado. Esta especie de linea aseendente es la que va a earaeterizar todas esas pedago- gias del principe que son tan importantes en esta epoca y de las que La Mothe Le Vayer ofreee un ejemplo.

Para el Delfin, escribe, en primer lugar, un libra de moral, despues un libro de economia, y finalmente un tratado de polttica.? La pedagogia del principe es la que va, pues, a asegurar esta continuidad ascendente de las dife- rentes formas de gobierno. Inversamente, tenemos una eontinuidad deseendente en e1 sen- tido de que, cuando un Estado esta bien gobernado, los padres de familia saben gobernar bien su familia, sus riquezas, sus bienes, su prapiedad, y los individuos tambien se eondueen como es debido.

La pedagogia del principe asegura la eontinuidad aseendente de las formas de gobierno, y la policia la continuidad descendente. El arte del gobierno, tal como aparece en toda esta literatura, debe responder esencialmente a esta pregunta: i-como introducir la economia, es decir, la manera de administrar como es debido a los individuos, los bienes, las riquezas, como puede hacerse en el inte- rior de una familia, como puede hacerlo un buen padre de familia que sabe dirigir a su mujer, a sus hijos, a sus sirvientes, que sabe hacer prosperar la fortuna de su familia, que sabe procurar para ella las alianzas convenientes, como introducir esta atencion, esta meticulosidad, este tipo de relacion del padre de familia para con ella en el interior de la gestion de un Estado?

La introduccion de la economia dentro del ejercicio politico: eso es, creo, 10 que constituira el desafio esencial del gobierno. Ya 10 es en el siglo XVI y 10 seguin! Gobernar un Estado sera, pues, poner en practica la economia, una economia a nivel de to do el Estado, es decir, tener con respecto a los habitantes, a las riquezas, a las conductas de todos y cada uno, una forma de vigilancia, de control, no menos atenta que la del padre de familia sobre todos los de casa y sus bienes.

Rousseau, 1. III, Paris, Gallimard, col. En esto consiste, por tanto, 10 que es gobernar y ser gobernado. En esto, por 10 demas, Maquiavelo no hace mas que retomar para su uso propio y los fines particulares de su analisis, un principio jurfdico que es el mismo par el que se definfa la soberania en el derecho publico, desde la Edad Media hasta el siglo XVI: la so- berania no se ejerce sobre las cosas, se ejerce ante todo sobre un te- rritorio, y, por consiguiente, sobre los sujetos que 10 habitan.

En ese sentido, se puede decir que el territorio es el elemento fundamental tanto del principado de Maquiavelo como de la soberania juridica del soberano tal como la definen los fil6sofos 0 los te6ricos del dere- cho.

Naturalmente, esos territorios pueden ser fertiles 0 esteriles, pueden tener una poblaci6n densa, 0, por el contrario, dispersa, las gentes pueden ser ricas 0 pobres, activas 0 perezosas, pero todos es- tos elementos no son mas que variables con respecto al territorio que es el fundamento mismo del principado 0 de la soberanfa.

Ahora bien, en el texto de La Perriere, podemos ver que la defini- ci6n del gobierno no se refiere en modo alguno al territorio: se go- biema las cosas.

No creo que se trate de oponer las cosas a los hombres, sino mas bien de mostrar que aquello a 10 que refiere el gobierno no es, por tanto, el territorio, sino una especie de compuesto constituido por los hombres y las cosas. Es decir; que las o De La Perriere G. Que el gobierno dirige las cosas entendidas asi como intrinca- ciones de los hombres y de las cosas, creo que facilmente se confir- maria en la metafora inevitable a la que siempre se hace referenda en estos tratados del gobierno, la metafora del barco.

Por supuesto, es hacerse cargo de los marineros, pero es hacerse cargo al mismo tiempo del navio, de la carga; go- bernar un barco es tarnbien tener en cuenta los vientos, los es- collos, las tormentas, las inclemencias; y esta puesta en relacion de los marineros que hay que salvar con el navio que hay que salva- guardar, can la carga que hay que llevar a puerto, y sus relaciones con todos esos elementos que son los vientos, los escollos, las tor- mentas, es esta puesta en relacion 10 que caracteriza el gobierno de un barco.

Otro tanto ocurre con una casa: gobemar una familia, en el fondo, no es esencialmente tener como fin salvar las propiedades de la familia, es esencialmente tener como meta los individuos que componen la familia, su riqueza, su prosperidad; es tener en cuen- ta los acontecimientos que pueden ocurrir: las muertes, los naci- mientos; es tener en cuenta Las cosas que se pueden hacer, por ejemplo las alianzas con otras familias.

Toda esta gestion general es 10 que caracteriza al gobiemo y, en relacion con ella, el problema de la propiedad territorial para la familia 0 la adquisicion de la so- berania sobre un territorio s son, al final, elementos relativa- mente secundarios para el principe. Lo esencial es, por tanto, ese compuesto de hombres y de cosas, el territorio, del que la propie- dad, en cierto modo, no es sino una variable.

Federico II, en su Antima- quiavelo, p ofrece paginas muy significativas. Dice por ejemplo: P Federico II, op. V, pags.

AMEMIYA TAKESHI ADVANCED ECONOMETRICS PDF

Gubernamentalidad

.

CATALOGO BONALDO PDF

.

LEI 11416 DE 2006 PDF

.

LM1830 DATASHEET PDF

.

Related Articles